miércoles, 28 de marzo de 2012

El hombre sentado en el corredor





Veo que llega el violeta, que alcanza la desembocadura del río, que el cielo se ha encapotado, que se ha detenido en su lento curso hacia la inmensidad. Veo que otras gentes observan, otras mujeres, que otras mujeres muertas han visto asimismo hacerse y deshacerse los monzones de verano ante los ríos bordeados de arrozales sombríos, frente a las desembocaduras vastas y profundas. Veo que del violeta surge una tormenta de verano.
Veo que el hombre llora sobre la mujer. De ella solo veo inmovilidad. La ignoro, no sé nada, no sé si duerme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada